¿El gran hermano llegará con la next-gen?

mayo 30, 2013 en Actualidad, PS4, Xbox One por Adictos al Píxel

Tras las presentaciones de algunas de las características técnicas de la nueva generación de consolas, muchos aficionados han comenzado a exclamar por los diversos foros de la red, la preocupación acerca de la privacidad que ofrecen los dispositivos de reconocimiento de movimientos Kinect y PS4 Eye. En un nuevo sistema donde la consola requiere el reconocimiento del usuario para su funcionamiento, ¿estamos seguros de que no hay nadie más tras las cámaras?

Peligros de la Next-gen

Afectados por los numerosos problemas de seguridad que se encuentran las las web-cams de los ordenadores, la preocupación de que nuevos sistemas de hackeo informático permita el registro y la grabación de nuestra vida privada través de las nuevas consolas, empieza a plantearse como un aspecto a tener muy en cuenta. Especialmente cuando sistemas como Xbox One, requieren específicamente el uso constante de Kinect para poder funcionar.

En un sistema donde su avanzado reconocimiento del entorno, le permite ver en la oscuridad, reconocer nuestra voz y rasgos faciales, hasta el extremo de nuestro pulso cardíaco, es normal que la preocupación de la privacidad de toda nuestra vida privada, surja en la mente de los aficionados.

Enterados de las  inquietudes de sus consumidores, Microsoft ha salido rápidamente a la palestra para reclamar que la privacidad del usuario es uno de los principales aspectos de su nueva Xbox One, explicando que Kinect no se limita a realizar una grabación constante de lo que sucede en su entorno, sino que está en un estado de hibernación, que permite su funcionamiento cuando registra los comandos acertados del usuario al estilo “Xbox, enciéndete”.

Aparte de las propias protecciones establecidas por los ingenieros de Microsoft, la compañía ha anunciado la posibilidad de poder apagar Kinect de manera completa, siempre que no estemos usando la consola, evitando cualquier riesgo en nuestra privacidad cuando no estamos jugando.

Kinect Xbox One

Lejos de implantar extrañas teorías conspiradoras, esperemos que la nueva generación de consolas posea un poderoso sistema de seguridad que garantice nuestra vida privada. Aunque siempre podremos poner un post-it en la cámara para quedarnos más tranquilos ¿no es cierto?