¿Una partida? Será mejor que te pongas el traje

junio 3, 2013 en Actualidad, Curiosidades por Adictos al Píxel

Desde los últimos años, el desarrollo de la tecnología relacionada con el ocio tecnológico nos ha ido otorgando nuevas maneras de disfrutar de nuestros videojuegos. Comenzando con la comodidad de jugar sin cables por medio del salón, nuestro entretenimiento ha ido evolucionando con novedosos sistemas de capturas de movimiento, hasta llegar a las asombrosas capacidades de la realidad virtual, pero ¿cuál es el siguiente paso en el camino de nuestro entretenimiento? Puede que la respuesta venga con una percha de serie.

Ponte traje

La compañía desarrolladora ARAIG, nos muestra desde las promocionales páginas de Kickstarter, las características de lo que esperan que signifique la revolución en el campo de los videojuegos. Mediante el desarrollo de un traje ajustado de alta tecnología (sí, lo has leído bien), el jugador podrá experimentar en primera persona todas las experiencias de sus aventuras en el mundo digital, directamente en su propia piel.

Según nos describen sus creadores, el traje ARAIG se basa en la implantación de numerosos sistemas de vibración, sonido e impulsos eléctricos, con la intención de representar en el cuerpo de los aficionados, todos los detalles en los que su protagonista se ve envuelto. De esta manera, podremos sentir el traqueteo mientras conducimos por medio de los vibradores del traje, oír las características del ambiente que nos rodea, por medio del avanzado sistema envolvente que lleva incorporado (atención al detalle del subwoofer modelo jetpack), o llegar al extremo de sentir las contracciones musculares en las zonas donde nuestro protagonista ha recibido impactos de bala. Con el nuevo sistema de entretenimiento de ARAIG, la realidad envuelve al usuario de una manera totalmente innovadora.

Lamentablemente para todos aquellos que se hayan quedado anonadados con el proyecto, de momento se trata de un prototipo experimental. La compañía necesita llegar por medio de la financiación colectiva a una meta de 900.000 $, para que el concepto comience su andadura por la dura industria del videojuego y se convierta en una realidad.

Textos promocionales aparte, el descubrimiento del traje ARAIG ha despertado en mí grandes sensaciones de asombro, junto a enormes cantidades de vergüenza ajena. Es cierto que el dispositivo tiene buenas ideas para ser un proyecto innovador, pero el detalle de tener que vestirse cada vez que queramos echar una partida lo convierte en un accesorio típico de salones arcade, en lugar de un complemento para nuestro entretenimiento casero, sobre todo si tenemos en cuenta su precio de salida al mercado (entorno a 299 $).

Detalles del traje

Es alucinante el esfuerzo que realizan en el vídeo promocional para ocultar la incomodidad del prototipo, entre tantas caras de asombro y música épica de cine. ¿Nadie les ha comentado durante el desarrollo que con un pepino metálico a la espalda no te puedes recostar en el sofá?¿Jugaremos todo el tiempo encorvados hacia adelante?¿Cuál es el precio de nuestra comodidad?

Con el albor de la nueva generación de consolas, el mundo entero contempla el enorme potencial que va adquiriendo la industria del ocio tecnológico en nuestras vidas. ¿Conseguirá hacerse un hueco el traje ARAIG en el mundillo? El próximo 30 de junio lo sabremos.