Microsoft rectifica a petición popular ¿o por miedo al fracaso?

junio 20, 2013 en Actualidad, Curiosidades, E3 2013, Xbox One por Adictos al Píxel

Nadie es perfecto. Tras un número incontable de críticas de usuarios y unas estadísticas francamente desfavorables desde el último E3 2013, la gigantesca compañía estadounidense se ha visto obligada a rectificar sobre gran parte de su filosofía de negocio en Xbox One. ¿Problemas con el sistema de DRM o los requisitos de conexión periódica? No pasa nada, podemos empezar de cero.

Microsoft cambia política

Estaba claro que tarde o temprano Microsoft tenía que mover ficha. Desde que la conferencia de Sony en el E3 desmontara punto por punto todas las evidencias de su nuevo sistema de entretenimiento, Microsoft no ha tenido otra alternativa que reconocer amargamente sus equivocaciones y dar un volantazo en el rumbo a seguir. En una carta remitida por el mismo presidente Don Mattrick, Microsoft reconoce finalmente todas las críticas emitidas por la comunidad de consumidores, y anuncia un cambio en su política de proyectos, con las siguientes declaraciones:

La semana pasada en el E3, la emoción, creatividad y futuro de nuestra industria se mostró a todo el mundo.

Para nosotros, el futuro viene en la forma de Xbox One, un sistema diseñado para ser el mejor lugar para disfrutar de videojeugos este año y por muchos otros que quedan por venir. Como nuestra herencia con Xbox, nosotros diseñamos un sistema que podría tomar toda la ventaja de los avances en tecnología con el fin de entregar un gran avance en el juego y entretenimiento. Imaginamos un nuevo conjunto de beneficios, como la mejora de conectividad, compartir en familia, y nuevas maneras de probar y comprar juegos. Creemos en los beneficios de un futuro digital y conectado. 

Desde que desvelamos nuestros planes para Xbox One, mi equipo y yo hemos oído directamente de vosotros, leído vuestros comentarios y escuchado vuestro “feedback”. Me gustaría tener hoy la oportunidad de agradecer vuestra asistencia en la ayuda de reformar el futuro de Xbox One. 

Nos habéis contado lo mucho que os gusta la flexibilidad que tenéis hoy con los contenidos grabados en disco. La habilidad de prestar, compartir y vender esos títulos bajo vuestra voluntad es un hecho increíblemente importante para vosotros. También es importante para vosotros, la opción de jugar offline, por cualquier período de tiempo, en cualquier lugar del mundo. 

Por estos motivos, hoy estoy anunciando los siguientes cambios en Xbox One, y como puedes jugar, compartir, prestar y vender los títulos, tal y como lo hacéis actualmente en Xbox 360. Esto significa que: 

-  No será necesario una conexión para jugar offline a los juegos de Xbox One. Después de una única configuración de una nueva Xbox One, podréis jugar a cualquier juego en formato físico, sin la necesidad de volver a conectarse a la red. No hay un requerimiento de conectar cada 24 horas, y puedes llevarte tu Xbox One a donde quieras y jugar a tus juegos, tal y como sucede con Xbox 360

-  Comercia, presta, vende, regala, y alquila los juegos en formato físico tal como lo haces hoy. No habrá limitaciones en el uso o intercambio de juegos, funcionará de igual manera que se realiza en Xbox 360.

Además de comprar un juego desde tu tienda habitual, también podrás descargarte el título desde Xbox Live desde el día de su lanzamiento. Si eliges descargar el juego, podrás jugar offline tal y como puedes hacerlo hoy. Los juegos de Xbox One serán jugables en cualquier consola Xbox One, no habrá bloqueos regionales.

Estos cambios afectarán a algunos de los escenarios que anteriormente anunciamos para Xbox One. El intercambio de juegos funcionará como lo hace hoy, simplemente se compartirá el disco. Los títulos descargados, no podrán ser compartidos o vendidos. A su vez, al igual que sucede hoy, los discos de formato físico, tendrán que estar en la bandeja para ser jugados.

Apreciamos su pasión, soporte y voluntad para el desafío de cuestionar las bases de la licencia digital y la conectividad. Mientras creemos que la mayoría de gente jugará a juegos online y tendrá acceso a la nube para sus juegos y entretenimiento, daremos a los consumidores la elección de ambos contenidos, digital y físico. Hemos escuchado y hemos oído alto y claro de vuestro “feedback” que queréis lo mejor  de los dos mundos.

Gracias otra vez por vuestros comentarios. Nuestro equipo se compromete a escuchar, recibir todo el feed back y desarrollar un gran producto para vosotros a finales de este año.

Claro y conciso. Microsoft detiene todos los avances basados en el DRM y la conectividad periódica, para perpetuar el sistema de su Xbox 360, aludiendo haber escuchado claramente los continuos comentarios de su comunidad de consumidores. Sin embargo, y tras elogiar las rectificaciones realizadas por la compañía, no puedo evitar realizar alguna clase de reflexiones personales, y poner en duda la fuente del cambio en la política empresarial dictaminada por Microsoft.

Las polémicas acerca del DRM o la conectividad constante no comenzaron tras la presentación de Microsoft en el E3, sino que ya llevaban rondando por la red varias semanas en numerosos y polémicos debates, algunos tan sonados como aquel que provocó el despido de un directivo de Xbox por defender la conectividad de una manera un tanto provocadora. Incluso, el propio director que hoy nos envía esta carta, declaró en el mismo E3 que la opción más recomendable para los que quieran jugar sin conectarse a la red, era Xbox 360.

¿Quiero decir con esto que Microsoft realmente no ha escuchado a su público? No realmente. Es cierto que la opinión cada vez más agolpada de la comunidad ha sido un factor de peso en la decisión de la compañía, sin embargo, el hecho más determinante ha sido sin duda la presentación de PlayStation. Una presentación, que en sus últimos minutos conseguía dinamitar todas las esperanzas de la competencia, ofreciendo un equipo más poderoso técnicamente, más libertades para el usuario y 100 € más barato.

Estaba claro que ante la perspectiva del abismo en un fracaso comercial, Microsoft ha tenido que replantearse el orgullo de sus principios y rectificar antes del batacazo. Pero, ¿ha sido suficiente? ¿Realmente era esto lo que necesitaban los consumidores para volver a depositar su confianza en Microsoft? Por mucho que los aspectos más escabrosos se hayan rectificado, estamos hablando de que seguimos con un dispositivo inferior técnicamente a la competencia, que depende directamente de Kinect para funcionar, y es 100 € más caro desde un principio. No niego que los cambios que están planteando no sean saludables, pero creo que aún queda un poco más para volver a la cabeza de la competitividad.