Toma el control de un auténtico Katamari

junio 24, 2013 en Curiosidades por Adictos al Píxel

Desde el lanzamiento del primer Katamari Damacy, de la mano de los estudios Namco allá por el año 2004, la locura ideada por Keita Takahashii no ha hecho más que desperdigarse por todo el mundo, gracias a su simpático atractivo y una jugabilidad de lo más adictiva. Una pequeña y original idea que se convirtió en todo un icono de la cultura de los videojuegos, siendo reconocido por la gran mayoría de la comunidad de jugadores, que aunque adoran el planteamiento del título, siempre se han preguntado: ¿No hay una mejor manera de controlar esa maldita bola? Puede que ya hayamos encontrado una respuesta.

Katamary!


Para los que no hayan estado bajo los efectos de la rodante adicción del Katamari, el juego nos mostraba un planteamiento de lo más original: el Rey del Cosmos (un gigante espacial al estilo Marichalar), tuvo un pequeño contratiempo en uno de sus alocados paseos, destruyendo a su paso todo el conjunto de estrellas del firmamento. Para reponer su error, la única solución viable era mandar a la Tierra a su valiente heredero, para recolectar material con la ayuda de un valioso Katamari: una especie de bola pegajosa donde se iban pegando toda clase de objetos, para que vaya aumentando de tamaño hasta conseguir unas dimensiones parecidas a los astros desaparecidos del firmamento.

De esta manera, el jugador podía empezar con un pequeño Katamari de 1cm de diámetro y lanzarse a recoger la basura que tenemos por casa, para luego lanzarse a las calles y empezar a recoger todo tipo de objetos: vallas, personas, vehículos, edificios, montañas, etc. Nada podía evitar el destructor paso del creciente Katamari que arrasaba con todo lo que se cruzaba en su camino con una pegadiza musiquilla.

Aunque el irritante manejo del Katamari era parte del encanto del juego, muchos de los aficionados no hemos terminado de acostumbrarnos al sistema de control que plantea el juego, en el que manejamos la esfera por medio de los dos sticks de los mandos de PlayStation. Pensando en lo incómodo de su manejo, un grupo de despiertos diseñadores londinenses, se lanzaron en la aventura de desarrollar una manera más realista de poder disfrutar del juego…y vaya si lo consiguieron.

Con muchas dosis de ingenio, la gente de Über Cool Stuff desarrollaron un artilugio basado en la adaptación de una bola de yoga con dos ratones ópticos, para conseguir representar el manejo más realista de nuestro Katamari, dejando a un lado los complicados controles basados en sticks, para su simplificación en el simple manejo de una pelota gigante.

Es cierto que por muy adoradores que seamos de la saga, ninguno de nosotros tenemos espacio en casa para tener un artilugio de ese calibre. No obstante, las ganas que tenemos de probarlo consiguen que durante un momento lleguemos a dudarlo.