Broken Age es un auténtico agujero sin fondo

julio 3, 2013 en Curiosidades, PC por Adictos al Píxel

El ambicioso proyecto de aventura gráfica desarrollado por la compañía Double Fine, gracias a una multitudinaria financiación por medio del crowdfunding, ha conseguido lo imposible dentro de la industria del videojuego: reconocer que cuando pides financiación para desarrollar un juego, puede que conseguir 8 veces más dinero del que solicitas no sea suficiente para cumplir tu parte del trato.

Proyecto Broken Age

 

Los inicios de esta inesperada trituradora de dinero, comenzaron en un humilde proyecto de desarrollo, allá por el mes de marzo del pasado año. En una campaña de financiación colectiva, Tim Schafer autor de los grandes clásicos de las aventuras gráficas de los años 80 y 90 y fundador de la compañía Double Fine), se lamentaba amargamente de cómo la industria del videojuego había relegado al olvido el fantástico género de la aventura gráfica.

Apelando a la morriña de todos los amantes del género, y junto a la garantía de un equipo de desarrollo detrás de grandes proyectos como Maniac Mansion o Grim Fandango, el vídeo nos solicitaba la oportunidad de desarrollar un nuevo juego de aventuras para el que necesitarían la recaudación de unos 400.000 $ (alrededor de los 300.000 €). Aunque las posibilidades del proyecto eran bastante saludables, lo que nadie se esperaría es el rotundo éxito de la campaña de financiación del juego, con la que conseguirían la impensable cifra de 3.336.371 $, equivalente a un 834% del dinero inicialmente solicitado, convirtiéndose en uno de los mayores éxitos del programa Kickstarter del pasado año.

Con esta gran masa de dinero en sus bolsillos, los miembros del equipo creativo terminaron de limpiarse las babas de la incredulidad y se lanzaron en el desarrollo de un macro-proyecto, capaz de satisfacer la gran respuesta otorgada por los usuarios de todo el mundo. Pero tras más de un año de desarrollo, hoy descubrimos anonadados cómo tener 8 veces más de lo necesario puede resultar insuficiente, y para que Broken Age consiga salir a la luz es necesario un mayor aporte de dinero.

Pero llegados a este momento, ¿cómo podríamos continuar con el desarrollo? El proyecto está enfangado en mitad de su proceso creativo, el público necesita una respuesta y no es posible pedir más dinero sin antes recibir la visita de unos musculosos amigos de Europa del Este. ¿La solución? Partir el juego en dos partes e intentar conseguir el resto con la venta de la primera entrega.

Broken Age

Con este corte de mangas al consumidor, Double Fine anuncia que recortará el proceso de creación del juego, y se centrará en la creación de la primera parte del mismo, aunque antes de su publicación en julio del próximo año, veríamos un adelanto en Steam Early Access: un sistema por el que los aficionados pueden probar títulos inacabados a cambio de dinero.

De manera que el final de la novela en torno a Broken Age es el siguiente: Con la ambición propia de los arquitectos de la Torre de Babel, Double Fine se ha percatado que no es suficiente todo lo obtenido hasta el momento, y decide comenzar a sacar dinero de lo ya programado, partiendo el juego en dos, y continuar rizando el rizo al vender el acceso a una etapa adelantada de la primera entrega.

Para calmar la furia de los suscriptores decepcionados, Double Fine se ha comprometido en cumplir con las promesas realizadas en Kickstarter y todos los que ayudaron a la financiación, tendrán el acceso asegurado a cada fase que se publique del juego en un futuro. Lo difícil será quitar la cara de primos que se les ha quedado.