Dying Light nos presentan 12 minutos de acción, parkour y mucho zombi

agosto 16, 2013 en Actualidad, PS4, Xbox One por Adictos al Píxel

¿Está realmente todo inventado dentro del género zombi de los videojuegos? Título tras título, las desarrolladoras de videojuegos nos presentan nuevas entregas caracterizadas por los protagonistas más sangrientos del género, en todo tipo de modelos de juego: survival horror, FPS, o incluso novela gráfica interactiva. ¿Todavía queda de hueco para la novedad? Warner Bros Games y Techland nos dan su particular respuesta con su nuevo título Dying Light.

Dying Light

Con una intensa mezcla de Dead Island, Mirror’s Edge y unos toques de Dead Rising, Dying Light nos presenta un nuevo modelo de juego dentro del género zombi, en la que la lucha directa y sangrante queda en un segundo plano, para dar importancia a la evasión, la huida y el sigilo, que sólo podremos llevar a cabo gracias a nuestra increíble libertad de movimientos por el entorno: subir cualquier tipo de obstáculos, entrar en los diferentes hogares, o escalar por cualquier tipo de estructura siempre será la mejor opción para seguir vivo dentro de un escenario repleto de grandes consumidores de carne humana.

En su último vídeo de presentación, Dying Light nos muestran 12 increíbles minutos de lo que nos espera en la siguiente generación de consolas: gigantescos escenarios en pantalla plagados de zombis, en el que cada rincón risco y obstáculo es la fina línea que separa la supervivencia de los más fuertes.

Intensas carreras a lo largo de increíbles escenarios plagados de zombis, donde nuestra habilidad para movernos con agilidad es lo único que nos permite seguir de una única pieza. Sin embargo, la llegada del ocaso nos presenta un cambio de ritmo en el juego, con la transformación de los infectados en auténticas máquinas devoradoras de carne, obligando al jugador a evitar toda clase de contacto y depender del sigilo para seguir vivos.

Pero lejos de las asombrosas capacidades técnicas y gráficas que se nos muestran, el vídeo no consigue trasmitir una auténtica sensación de jugabilidad, mostrándonos un gameplay demasiado guionizado y estilista, en el que la duda sobre el resultado final no queda lejos de aclararse.Tendremos que tener algo de paciencia y esperar a la llegada de la nueva generación de consolas para conocer si realmente todavía hay grandes esperanzas dentro del género zombi en los videojuegos, con la llegada de Dying Light.